Argentina no apoyó que sigan las investigaciones de la ONU por crímenes de lesa humanidad en Venezuela


En un giro de la posición en las Naciones Unidas que venía teniendo, y en la que avalaba las investigaciones sobre las violaciones a los derechos humanos en Venezuela, el Gobierno se abstuvo este viernes de apoyar la renovación del mandato por dos años más de una misión del organismo que investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos por los jerarcas del chavismo.

La resolución se aprobó igualmente y fue debatida en el Consejo de Derechos Humanos, que tiene sede en Ginebra. La aprobaron 19 países a favor, entre ellos Estados Unidos, los de la Unión Europea que integra ese organismo, y latinoamericanos con Brasil y Paraguay. Hubo cinco en contra, entre ellos Venezuela, Cuba y China, que tuvieron duras reacciones. Y se abstuvieron 23 abstenciones, Argentina, México, algunos africanos.

Argentina había sido paradójicamente promotor del establecimiento de una misión que investigue los crímenes del chavismo cuando el embajador Carlos Foradori estaba al frente de la vicepresidencia del organismo durante el gobierno de Mauricio Macri.

De hecho, el ex presidente tuvo una dura reacción este viernes al enterarse de la votación. «Pido perdón a nuestros queridos hermanos venezolanos por la abstención de la Argentina a la condena de crímenes de lesa humanidad en su país. Los argentinos de bien sentimos vergüenza por este gobierno que no defiende ni la libertad ni los derechos humanos.», tuiteó.

La relación de Argentina con Venezuela

La lectura de la posición oficial ahora la tuvo el ministro de Cancillería Sebastián Rosales porque el embajador argentino Federico Villegas Beltrán preside por este año, en nombre de la Argentina, el Consejo. Clarín supo que los diplomáticos argentinos consideraban que había que votar en favor de la continuidad de la misión y así se lo hicieron saber al canciller Santiago Cafiero, quien con instrucciones de Alberto Fernández, normalizó las relaciones con Venezuela y envió de embajador al dirigente ultra K Oscar Laborde.

Por cierto, Argentina también se abstiene de condenar al chavismo en la OEA -esta semana hubo Asamblea General en Lima-, y en octubre, albergará la cumbre de cancilleres de la CELAC, con los ministros de Venezuela, Cuba y Nicaragua. Y en enero hay previsto cumbre de presidentes. 

Rosales leyó este viernes la letra oficial que dice que Argentina está «preocupada por la situación de derechos humanos en Venezuela». Y  «resulta imprescindible que este Consejo acompañe el proceso que permita que el pueblo venezolano recupere la convivencia pacífica y democrática para lograr un desarrollo inclusivo y sostenible»

Recordó que siempre habían apoyado el trabajo de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos en el país -en realidad mientras lo presidía la chilena Michelle Bachelet que fue reemplazada hace semanas por el Volker Türk.

Cómo votaron los países este viernes en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la continuidad o no de una misión que investiga los abusos a los derechos humanos en Venezuela. Argentina se abstuvo.


Cómo votaron los países este viernes en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre la continuidad o no de una misión que investiga los abusos a los derechos humanos en Venezuela. Argentina se abstuvo.

Dijo Rosales que «existen desafíos para lograr el pleno respeto de los derechos humanos» en Venezuela. Pero entonces se diferenció de que es «el diálogo y la cooperación con todos los actores del gobierno y de la sociedad civil venezolanas el único camino para lograr que estos desafíos sean enfrentados adecuadamente y que el Estado venezolano cumpla con todas sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos». 

«Argentina ha decidido abstenerse en la presente resolución por entender que el diagnóstico realizado por la Misión (Fact Finding Mission, en inglés) no responde a un trabajo producto de investigación en el terreno y en diálogo directo con todos los actores gubernamentales y no gubernamentales involucrados», leyó Rosales, quien dijo que de esta manera -la renovación de la misión-  la actuales condición solamente contribuye a continuar un mecanismo que en la práctica y en el terreno no puede mejorar los derechos humanos del pueblo venezolano»

Duras críticas a la posición argentina

Además de la dura postura del ex presidente Macri, la primera en reaccionar fue activista por la democracia, Elisa Trotta Gamus, que increpó al gobierno de Alberto Fernández por «defender nuevamente a la dictadura de Maduro y darle la espalda a las víctimas de los crímenes de lesa humanidad en Venezuela, al abstenerse en la votación para extender el mandado de la Misión Independiente de la ONU en el Consejo de Derechos Humanos».

Y dijo enojada: «Es una falta a la bandera de los derechos humanos que este país ha levantado desde la vuelta a la democracia poner al gobierno argentino de rodillas ante una dictadura tan cruel. Me duele como venezolana, me duele como argentina y me duele como demócrata». Y lanzó: «Ustedes Alberto Fernández, Santiago Cafiero y Federico Villegas, no representan los valores de un pueblo argentino que entendió que aquella proclama de Nunca Más debía trascender las fronteras, porque una dictadura es una afrenta a todo ser libre, y el deber es enfrentarla, nunca apoyarla».

Otros expertos consultados señalaron que los informes de la Oficina dicen que existen graves problemas “estructurales” de violación de Derechos Humanos, y que por ese motivo es necesario renovar el mandato de la misma para continuar supervisando la situación. Al abstenerse, Argentina no sólo no apoyó la renovación del mandato de la misión, sino tampoco de la Oficina. Se preguntaron. ¿Es porque ya no está Bachelet, quien era amiga del Presidente y de ideología afín al gobierno argentino?, se preguntaron.

Señalaron además los expertos consultados que el hecho de que la Argentina se abstuviera porque diagnóstico de la Misión no responde a un trabajo de investigación en el terreno, debe considerar también que la misión no puede trabajar en territorio venezolano porque su gobierno le prohibió su entrada.

No obstante, el trabajo de la misión tiene rigurosidad científica, advirtieron, porque realizó entrevistas en persona con víctimas en la frontera, así como entrevistas con sistemas de comunicación cifrados. Además, la Argentina apoyó resoluciones de otros mecanismos a los que el gobierno también les prohibió la entrada a su territorio, como Siria, Nicaragua, Etiopía, Yemen, etc.

Que la misión en la práctica y en el terreno no puedan mejorar los derechos humanos se contradice con el mismo hecho de que es a partir de la creación de ésta, que las ejecuciones extrajudiciales disminuyeron en Venezuela, porque existe este mecanismo no sólo de rendición de cuentas sino también de disuasión de nuevas violaciones.

Hace solo dos semanas esta misión presentó en Ginebra su más reciente informe, que concluyó que en Venezuela se instaló una “maquinaria de represión” orquestada y encabezada por el propio Nicolás Maduro, que ha cometido crímenes de lesa humanidad con el objetivo de acabar con la oposición y perpetuarse en el poder.

El informe también identificó los patrones de torturas aplicados en centros oficiales de detención y casas clandestinas en Caracas, entre ellas golpes con bates y objetos punzantes, descargas eléctricas en partes sensibles del cuerpo, asfixia con sustancias tóxicas y agua, cortes y mutilaciones, crucifixiones, violación con objetos, desnudez forzada y amenazas con animales vivos como perros, entre otras.

El presidente del bloque de la UCR en Diputados, Mario Negri tuiteó: » La abstención de Argentina en la ONU a la hora de decidir que se continúe investigando la violación de DDHH en Venezuela es indignante. No hay argumentos para defender al régimen de Maduro. Alberto y Cristina demuestran que para ellos los DDHH son un insumo y no una convicción.»

Entre tanto, la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, celebró la resolución por la continuidad de la misión pero lamentó que Argentina, Honduras y México, «dieran la espalda a estos reclamos y a los derechos humanos de las víctimas.”

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.