Exhiben un modelo hiperrealista de Jesucristo con todas sus heridas


Fue recreado con silicona, látex y cabello humano bajo parámetros de la medicina forense y a partir del cuerpo que pudo envolver la Sábana Santa. Mirá el video.

Desde este 13 de octubre y hasta diciembre se encuentra en la catedral de Salamanca la exposición The Mystery Man, que muestra una escultura hiperrealista del cuerpo que pudo envolver la Sábana Santa, realizada bajo los parámetros de la medicina forense.

The mystery man: el hombre de la Sábana Santa, del artista y comisario de la exposición, Álvaro Blanco, analiza la figura de Jesucristo y tiene como principal atractivo la reproducción del cuerpo de la Sábana Santa de Turín, también conocida como Síndone, una recreación volumétrica e hiperrealista del cuerpo crucificado que pudo envolver esta tela que se conserva en la catedral de Turín.

La recreación volumétrica e hiperrealista del cuerpo crucificado de Jesús.


La recreación volumétrica e hiperrealista del cuerpo crucificado de Jesús.

El cuerpo de Jesucristo fue recreado con látex, silicona y cabello humano, a partir de la denominada Sábana Santa, también conocida como Sudario de Turín o la Síndone, una reliquia de la fe cristiana a la que se le atribuye el haber envuelto el cuerpo de Jesús de Nazaret tras su muerte.

Reproducción del cuerpo de Jesús

La escultura tiene un peso de 75 kilos y representa a Jesús encorvado en «rigor mortis», con los hombros magullados por llevar la cruz, el cuerpo desgarrado por los azotes y la cabeza ensangrentada por la corona de espinas. Asimismo, su costado está perforado y se ven rastros de clavos en sus manos y pies.

Blanco ha asegurado que la estatua es un cuerpo «en calidad humana» de Jesús. «Los pintores han tratado de representar su imagen y hoy, por primera vez, vamos a ver ese cuerpo lo más fidedigno y carente de todo movimiento artístico, de una calidad hiperrealista», ha señalado.

La cabeza ensangrentada por la corona de espinas.


La cabeza ensangrentada por la corona de espinas.

Los artistas que han trabajado en la escultura (hecha con látex y silicona, con pelo humano, de 75 kilos de peso y 1,78 metros de altura) se han basado en los puntos sangrantes de los pies, piernas o rodillas que aparecen reflejados en la Sábana Santa.

La escultura tiene un peso de 75 kilos y representa a Jesús encorvado en "rigor mortis".


La escultura tiene un peso de 75 kilos y representa a Jesús encorvado en «rigor mortis».

De esta forma, se ha reconstruido antropológicamente el cuerpo de Jesús, haciendo pruebas con volúmenes tridimensionales y reflejando sobre él todas las heridas que sufrió en la cruz.

La Sábana Santa​

La Sábana Santa centra también buen aparte de la exposición. Esta tela, que se conserva en la catedral de Turín y en la que, según la Iglesia católica, fue envuelto el cuerpo de Cristo tras su crucifixión, mide 4,39 metros de largo y 1,15 de ancho, está considerada una de las reliquias más famosas y discutidas de la Cristiandad.

Se ven rastros de clavos en sus manos y pies.


Se ven rastros de clavos en sus manos y pies.

Las pruebas para demostrar si de verdad envolvió el cuerpo de Jesús comenzaron en 1898, después de que un fotógrafo turinés hiciera una foto al lienzo y en el momento del revelado se diera cuenta de que las imágenes negativas representan el cuerpo y la cara de un hombre crucificado en el modo en que contaban los Evangelios.

La escultura tiene un peso de 75 kilos con los hombros magullados por llevar la cruz.


La escultura tiene un peso de 75 kilos con los hombros magullados por llevar la cruz.

En 1988 el test del carbono 14 la situó entre los siglos XIII y XIV, pero aún así se trata de unas reliquias más veneradas por los católicos y visitada por todos los pontífices. Según Blanco, el estudio de la Sábana Santa permite ver las heridas por las que muere Jesús de Nazaret, un hombre coronado con un casco de espinas, «que recibió una lanzada entre la quinta y sexta costilla, de donde salió sangre y agua por el edema pulmonar, con heridas en las muñecas y no en las manos».

También muestra los 150 impactos que recibió en la cruz y las 250 heridas distribuidas por todo el cuerpo en forma de abanico.

El cuerpo desgarrado por los azotes y la cabeza ensangrentada por la corona de espinas. Asimismo, su costado está perforado y se ven rastros de clavos en sus manos y pies.


El cuerpo desgarrado por los azotes y la cabeza ensangrentada por la corona de espinas. Asimismo, su costado está perforado y se ven rastros de clavos en sus manos y pies.

La muestra también tiene en sus 00 metros cuadrados una réplica del sepulcro con un holograma del enterramiento, la cruz o las 30 monedas de Judas, entre otros elementos.

Tras su paso por Salamanca, la exposición, promovida por ArtiSplendore, recorrerá los cinco continentes.

Agencia EFE.​

Mirá también

Mirá también

Mirá también

GML



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.