«Es una delirante, que se aguante las consecuencias»


La joven, recientemente liberada, habló en el programa Periodismo para Todos. Dijo que está enojada con Díaz y que «nunca creyó» que fuera a concretar el ataque.

A menos de una semana de haber sido liberada por la Justicia, Agustina Díaz -que estuvo presa por casi dos meses como «partícipe secundaria» del atentado contra Cristina Kirchner– habló por primera vez este domingo en un nuevo programa de Periodismo Para Todos. Allí se defendió de las acusaciones en su contra y apuntó contra su amiga Brenda Uliarte. «Era una delirante», aseguró.

Fue en la entrevista con el ciclo que conduce Jorge Lanata que la joven se refirió al ataque ocurrido el pasado 1° de septiembre, tan sólo horas después de que la Sala I de la Cámara Federal porteña ordenara su liberación por falta de mérito.

Se trató de una charla telefónica en la que la mujer de 21 años decidió no mostrar su imagen por una cuestión de privacidad. «Está el miedo constante de que me pueda llegar a pasar algo porque uno nunca conoce los límites de las otras personas», explicó sobre su condición para hacer la nota.

Agustina Díaz, la tercera detenida por el atentado contra Cristina Kirchner.


Agustina Díaz, la tercera detenida por el atentado contra Cristina Kirchner.

Díaz se refirió a la relación que la llevó a estar en el centro de las sospechas por el intento de magnicidio: su amistad con Brenda Uliarte, la novia de Fernando Sabag Montiel -quien gatilló el arma contra la vicepresidenta- que está detenida y es investigada por haber planificado el hecho.

«Brenda fue parte de mi vida durante varios años. Era posesiva conmigo. Durante este último tiempo ella comenzó a ir a marchas, tirar estados criticando al Gobierno. Era raro porque ella cuando se trataba de política no hablaba mucho. Detestaba al peronismo y nada más», contó Agustina sobre ella.

Sobre el ataque contra Cristina Kirchner, aseguró que nunca pensó «que podía llegar a ser real» y afirmó que desestimó las intenciones que le manifestaba Brenda de hacerlo porque ella «era muy delirante».

«Como yo sabía que era una persona bastante fantasiosa, muy delirante, yo no le prestaba atención. Nunca creí que eso podía llegar a ser real. Intentaba que bajara un poco los humos de esa fantasía, yo quería traerla un poco a la realidad. Eran delirios suyos», afirmó.

Y añadió: «Yo nunca le creí que todas las cosas que ella me había dicho fueran a ser verdad después».

Asimismo explicó el contexto de uno de los mensajes que ella le había mandado a Uliarte por chat, el cual la puso en la mira de la justicia. En este, Agustina Díaz había escrito: «Quién no va a querer meterle un tiro a esa vieja chorra», en referencia a la vicepresidenta.

Brenda Uliarte, durante uno de los traslados tras su detención.


Brenda Uliarte, durante uno de los traslados tras su detención.

«Era una charla amistosa, de amigas. Con otras amigas no hablo de eso. Siempre supe que yo no había hecho nada. Nunca creí que iba a llegar al punto de que me arrestarían y me encerrarían por casi dos meses», se justificó.

Hacia el final del reportaje, Díaz compartió lo que piensa hoy de Brenda Uliarte, volvió a remarcar su inocencia y dijo que su amiga se tiene que «aguantar las consecuencias» de lo que hizo.

«Hoy tengo mucho pero mucho enojo con ella. De un día para otro mi vida estuvo completamente expuesta para todo el mundo. Yo lo único que hacía era estudiar, ir al gimnasio, cuidar de mis ocho gatos. No puedo estar pagando por acciones ajenas, yo estuve pagando por acciones que no cometí, que yo nunca hice», subrayó.

Agustina Díaz, filmada por la TV Pública cerca de la casa de Cristina Kirchner.


Agustina Díaz, filmada por la TV Pública cerca de la casa de Cristina Kirchner.

Y concluyó: «Justicia y verdad es lo único que yo espero. Y cada uno tiene que pagar por sus acciones. Ella ya es grande, no es una nena. Sabe las cosas que son malas. Y si aún así va y las hace, que se aguante las consecuencias«.

De vuelta al estudio, Jorge Lanata fue quien se encargó de cerrar la nota con una apreciación personal sobre el avance de la causa del atentado a Cristina Kirchner y una crítica al kirchnerismo por sus hipótesis sobre la planificación del mismo.

«Tal como venimos viendo, todo lo vinculado con esta causa es raro. Todos los personajes que aparecen son marginales o muy limitados. Acabas de escuchar a una piba que tiene 21 años y ocho gatos que estuvo dos meses detenida», analizó sobre el caso.

Y finalizó: «El kirchnerismo insiste con que atrás hay una gran operación montada por intereses políticos y económicos. Cuando los escuchás hablar es difícil pensar que sean grandes estrategas».

ES

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.