entrevistas, acto con un radical y reunión con presidentes del PRO


El ex presidente presentó su libro en Corrientes y convocó a dirigentes provinciales antes de partir a Qatar.

Antes de viajar a Qatar, y luego de mostrarse en Corrientes con el radical Gustavo Valdés, Mauricio Macri dará otra muestra de su centralidad en el espacio opositor con una foto con los presidentes del PRO de las provincias. El ex mandatario los convocó para el mediodía de este jueves en sus oficinas de Vicente López, con el propósito de bajar una línea discursiva en la previa a la campaña y ubicarse como moderador de las disputas en el espacio.

Macri prolongará de ese modo unos días con alta exposición pública, antes de partir al Mundial. «Un gobernador de lujo», le dedicó a Valdés, el radical que retribuyó elogios en una caminata por el centro de Goya. Luego el ex presidente almorzó con empresarios y dirigentes en la capital provincial y presentó su libro Para qué, ante unas 300 personas. En el inicio de la semana generado controversias con su paso en falso en TN, por el comentario sobre los alemanes como una “raza superior” mientras hablaba del Mundial, por el que pidió perdón.

«Se viene el cambio», aseguró durante las actividades con tono de campaña, aferrado a su estrategia de dejar abierta la posibilidad de ser o no candidato, la indefinición con la que se mantiene en el centro de la escena y busca situarse por encima de las pujas entre Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich.

El jefe de Gobierno porteño lo mencionó este lunes, en una entrevista con LN+, como uno de los posibles rivales con los que disputaría una interna. «Llamó la atención, porque Mauricio no está anotado en ninguna competencia. ¿Qué va a pasar más adelante? Nadie lo sabe. Debe tener necesidad de mostrar convicción y determinación, pero no suma nada», transmitieron cerca de Macri cierto malestar por esas declaraciones.

Sus movimientos como si se preparara para la campaña -recorridas, entrevistas, reuniones, el lanzamiento del libro- y el protagonismo en el PRO y Juntos por el Cambio contrastaron con algunas frases en el último tiempo en las que sugirió que podría correrse de la pelea electoral.

«Siento que todos están confluyendo a que somos el cambio o no somos nada. Puede que uno represente un cambio sin concesiones y otro un cambio con límites. La gente decidirá», pareció aludir en la presentación de Para qué a una competencia entre Rodríguez Larreta y Bullrich. Cada tanto también levanta a María Eugenia Vidal. «Para mí es muy claro con todo lo que he hecho hasta ahora», potenció la intriga unos días más tarde, cuando lo consultaron por su rol el año próximo.

De la reunión con los presidentes provinciales del PRO participarán Bullrich -titular del partido- y Eduardo Macchiavelli, secretario general y dirigente que responde a Rodríguez Larreta. Macri bajará línea sobre el «para qué del PRO», adelantaron en las oficinas sobre avenida Libertador.

Mauricio Macri, al salir del desayuno del PRO en el Hotel NH, la semana pasada. 
Foto: Guillermo Rodríguez Adami.


Mauricio Macri, al salir del desayuno del PRO en el Hotel NH, la semana pasada.
Foto: Guillermo Rodríguez Adami.

En la previa, el partido resolvió que en los distritos sin PASO en caso de no haber acuerdo para definir las candidaturas se organizará una interna abierta con afiliados de los espacios de Juntos por el Cambio y los no registrados en otros partidos. Desde el radicalismo y también referentes provinciales con aspiraciones consideraron que no despeja del todo el riesgo de divisiones si algunos sectores no aceptan las reglas de esa competencia.

Macri escenificó esta semana su respaldo a la candidatura de Cristian Ritondo en la provincia de Buenos Aires, con un video que el ex ministro de Seguridad exhibió en las jornadas en Pinamar que funcionaron como un lanzamiento virtual con el propósito de disputarle la postulación a Diego Santilli, impulsado por Rodríguez Larreta. Bullrich también envió un mensaje de apoyo. En Córdoba, Macri había apostado por Gustavo Santos y en el último tiempo hizo guiños al radical Rodrigo de Loredo, de Evolución.

Con la convocatoria a los jefes distritales del PRO -uno es su primo Jorge, de Buenos Aires- buscará una foto de unidad bajo su liderazgo, luego del encuentro -también promovido por Macri- en el que los referentes del espacio acordaron una tregua luego de que la tensión escalara por las imágenes con la amenaza de Bullrich al jefe de Gabinete porteño Felipe Miguel.

En un primer momento hubo resistencias al llamado de Macri a aquel desayuno: le reprochaban que intentara quedar como el que ordenaba cuando le atribuían parte de los conflictos. «Mauricio no es el papá de nadie, ya están todos grandes», rechazaron las críticas del lado del ex presidente. Luego de la reunión dará otra entrevista este viernes y ese día partirá a Qatar.

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.