Para Alberto Fernández, el paso al costado de Macri fortalece a los candidatos moderados



EXCLUSIVO SUSCRIPTORES

En la mesa chica del Presidente sostienen que los liderazgos extremos pueden «condicionar, pero no liderar».

Alberto Fernández desayunaba en el hotel Embajador de Santo Domingo junto a su reducida comitiva cuando se conoció la noticia de la renuncia de Mauricio Macri para una eventual candidatura. El Presidente no aguantó los seis minutos que dura el video de su antecesor. «Nadie lo soportó«, señaló uno de los funcionarios que estaban sentados en la misma mesa. 

Sólo la portavoz Gabriela Cerruti retuiteó el video de Macri con fotos de Fernández con mandatarios de varios países y un mensaje irónico: «aislados del mundo«. Se trataba del diagnóstico que arrojó Macri en su video en el que también tildó de «marioneta» a su sucesor, que el miércoles se entrevistará con su par estadounidense Joe Biden.

La delegación nacional, que se preparaba para viajar a Nueva York, no se inmutó ni por la definición de Macri ni por la lectura que hicieron en Buenos Aires en el Instituto Patria y en La Cámpora, que pidieron que «imite a Macri» y se baje.

Alberto Fernández con Santiago Cafiero durante la Cumbre Iberoamericana. Foto: EFE


Alberto Fernández con Santiago Cafiero durante la Cumbre Iberoamericana. Foto: EFE

En la comitiva presidencial negaron oficialmente las primeras versiones que trascendieron que decían que el paso al costado del ex mandatario y jefe de Gobierno porteño podría beneficiarlo. Segun esa hipótesis, Cristina Kirchner podría seguir sus pasos, una opción que permitiría renovar los liderazgos políticos.

Durante el viaje a Nueva York, Fernández negó a sus colaboradores cualquier paralelismo entre Macri y Cristina Kirchner. “Esto solo desnuda al debilidad electoral de Macri, nada más. Es un sinceramiento”, dijo.

Fernández aseguró que ningún socio de la coalición oficialista puede condicionar a otro ni pedirle que se baje, aunque eso es precisamente lo que le exigen sin disimulo La Cámpora y sus aliados más duros. “Lo único que importa es la unidad del Frente de Todos para garantizar la victoria”, le escucharon decir al mandatario en pleno vuelo. Apenas 24 horas antes, los laderos del jefe de Estado insistían en que la prioridad del Presidente era ganarle al macrismo. Ahora deberá ganarle eventualmente a un macrismo sin Macri en la boleta.

A pesar de las reflexiones del mandatario, cerca de Fernández destacaron que -sin Macri entre los candidatos- la moderación -de la cual se jactó el Presidente en su discurso frente a la Asamblea Legislativa el 1 de marzo- ocupará más centralidad en la oferta electoral. «La discusión electoral se corre al centro, los extremos  tienen fuerza necesaria para condicionar, pero no para encabezar», analizaron en el entorno del mandatario, en un tiro por elevación a la Vicepresidenta y a La Cámpora.

En la mesa chica de Fernández, que cambiará los 30 grados de Santo Domingo por la mínima de 5 de Nueva York, destacaban que el centro volverá a reconvertirse en «un valor enorme«. «Pasa a ser de nuevo relevante», analizaron.

Los armadores del Presidente sostienen que, tras la decisión de Macri, al peronismo se le abre una posibilidad para intensificar el debate interno sobre el rumbo del FDT. «Hay que promover la participación y definir las candidaturas desde una PASO. Corrido Macri como estímulo negativo aglutinante, una necesidad ahora es de ampliar, defender la gestión y conectar con lo que falta», explicaron. 

En el entorno de Fernández reconocen que los «los pibes», en alusión a La Cámpora, hablan más de la candidatura de Fernández que ellos mismos. El Presidente ya avisó que no será candidato si aparece un aspirante más competitivo que él. Lo dijo el 16 de febrero en la Cumbre del FdT en la sede del PJ. Allí Máximo Kirchner recordó que si hubiera habido PASO en 2003, Carlos Menem hubiera sido el candidato del peronismo. Fernández repitió el análisis por estas horas. 

Ministros del Gabinete nacional que no están en la gira sostienen que La Cámpora se abraza al poder de Cristina Kirchner para definir las listas. «Están desesperados«, graficó un funcionario que tiene llegada a los dos Fernández.

Enviado Especial a Nueva York



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.